Los vecinos de Castil de Campos se dedican casi con exclusividad al cultivo del olivar, única actividad agrícola de importancia en la zona. La cosecha de aceituna se transforma y comercializa a través de la Olivarera Nuestra Señora del Rosario, de la que son socios casi todos los vecinos del pueblo. Esta cooperativa, que inauguró sus nuevas instalaciones a la afueras del pueblo en 2000, cuenta con tres líneas de molturación y una capacidad de almacenaje de 765.000 kilos de aceite.

Etiqueta de las garrafas de 5 litros de aceite de oliva virgen elaborado por la Cooperativa Ntra. Sra. del Rosario de Castil de Campos.
3ª Etiqueta de los envases de 5 litros de aceite de oliva virgen elaborado
por la Cooperativa Ntra. Sra. del Rosario de Castil de Campos

     Como consecuencia de su variado olivar y de las características del terreno, la cooperativa  obtiene un aceite virgen con unas características organolépticas muy especiales, que hacen que las grandes empresas del sector se interesen por él y su venta no suela presentar dificultad alguna.

     Esta almazara se encuentra dentro de la Denominación de Origen de Priego y su aceite ha recibido distintos galardones, como el premio a la mejor bodega concedido durante la campaña 2000-2001.

 

Premios concedios a la Cooperativa Olivarera
Ntra. Sra. del Rosario de Castil de Campos
Fotos: Máximo Ruiz-Burruecos


Botella de aceite de oliva virgen elaborado por la Almazara de
Castil de Campos con la antigua etiqueta (1º Etiqueta). Foto: Máximo Ruiz-Burruecos

     El paro estacional, que el cultivo del olivar produce, se ve en parte paliado por la emigración a las zonas turísticas de Baleares y la Costa Brava para trabajar en la hostelería. Esta actividad, realizada entre Semana Santa y la Fiesta de todos los Santos, proporciona a numerosas familias de pequeños agricultores o simples jornaleros, unos ingresos que en la mayoría de los casos superan los obtenidos de la aceituna. Estos ingresos han hecho que los habitantes de Castil de Campos inviertan en la compra de fincas rústicas y en la mejora o construcción de sus viviendas, dotándolas de los servicios y comodidades propias de la época en que vivimos.

     Con estas dos fuentes de ingresos, el olivar y la hostelería, se puede decir que Castil de Campos goza, por el momento, de buena situación económica. La propiedad está muy repartida, sin que haya grandes propietarios, por lo que las diferencias sociales entre sus habitantes son escasas.

     Pero esta dependencia casi exclusiva del olivar, convierte a Castil de Campos en vulnerable. Son muchas las familias que se fueron a los hoteles y no han vuelto, el campo cada día esta mas mecanizado y exceptuando la temporada de la recolección de aceitunas, cada vez se necesita menos mano de obra, son muchos los campeños que trabajan en los pueblos vecinos: Priego, Fuente Tójar, Zamoranos... y hasta para un simple trabajo de fontanería, electricidad o carpintería se depende de profesoniales foráneos. En definitiva, como esta situación no cambie, auguramos un futuro incierto y poco prometedor para el Castil de Campos del siglo XXI.

Aceitera con etiqueta del aceite
producido en Castil de Campos

4ª Etiqueta de las garrafas de 5 litros de aceite de oliva
elaborado en Castil de Campos

Contador de visitantes y páginas
vistas instalado el 16 de Enero de 2009:  

Conectados / Online:


Camposweb2001
Página Web de Castil de Campos - http://www.castildecampos.webcindario.com - Máximo Ruiz-Burruecos Sánchez
La información, fotografías y el material contenido en estas páginas son propiedad del autor de la página, la Asociación Cultural
de Castil deCampos, o los autores y fuentes que se citan. No obstante lo anterior, se autoriza la reproducción de su contenido, siempre que se cite su origen